miércoles, 8 de julio de 2015

TONY DESARE CAUTIVA AL AUDITORIO DE SAN JAVIER. LA SEGUNDA PARTE DE LA JORNADA FUE UNA FIESTA FLAMENCO-CUBANA.

El cuarteto de Tony Desare, en su primera visita a España.
Los contrastes de conciertos son la tónica que caracteriza al Festival de Jazz de San Javier. Y la segunda jornada de esta XVIII edición, no ha sido una excepción. Dos proyectos bien diferenciados pero a la vez complementarios, que nos dieron una idea muy exacta de la realidad del jazz en el siglo XXI. Sus protagonistas fueron el cuarteto que lidera el pianista, compositor y cantante Tony Desare y el espectáculo “FlamenCuba”, que fusiona ambas músicas recorriendo, entre tanto, los amplios espacios jazzísticos. Los músicos que lo hicieron posible fue un entramado de cubanos y flamencos españoles cuyo nexo de unión siempre es el amor por estas y otras músicas; nombres como Javier Massó “Caramelo”, el armonicista Antonio Serrano, Josemi y Antonio Carmona (dos ex Ketama), Alain Pérez (último bajista que tocó con Paco de Lucía), o Kiki Ferrer, Juan Manuel Ruiz “Bandolero” o el cantaor Kiki Cortinas. Todo un elenco de lo mejorcito que hay en estos momentos.  

El jazz vocal está convirtiéndose, año tras año en San Javier, en una de las preferencias del respetable. Lo demuestran las voces que durante las últimas ediciones han visitado el festival. Este año sigue esta tónica y el desfile se ha iniciado con el pianista y cantante Tony DeSare, nacido en el estado de Nueva York en 1976, y que se ha convertido, en pocos años, en una de las voces más prometedoras del jazz vocal. Incluso hay expertos que ven en DeSare el repuesto de Frank Sinatra; su trayetoria le avala, de momento, para llegar a esos límites. Tony DeSare inició su concierto en Jazz San Javier con un clásico: "Somebody Loves Mer", que cautivó de inmediato al público. A renglón seguido presentó a sus músicos. Ed Decker, guitarra; Steve Doyle, contrabajo, y el baterista Mike Klopp. ¡Vaya cuatro musicazos! Lo demostraron nada más comenzar y asentaron esa primera impresión, con los temas "New Orleans Tango" (del propio DeSare), "It's All Right With Me", "I Love A Piano" o "How I Will Say I Love You". Una primera andanada de piezas conocidas por la mayoría, pero con el toque personalísimo del cuarteto que lidera este compositor, pianista y cantante norteamericano llamado Tony DeSare.
  
Tony Desare cuativó al auditorio de San Javier.

Después de ese frenesí primogénito, una pieza instrumental para descansar un poquito la voz con "Jumpin At Capitol", a la que siguieron "Chemistry", "One For My Baby" (un clásico de Johnny Mercer llevado al éxito por Sinatra), para continuar con otra pieza instrumental, "Sabre Dance Boogie" (un divertimento sobre la famosa "Danza del Sable", de Khachaturian), desplazándose por entre el público mientras cantaba "Fire" e implicando al respetable en los coros de la canción. Y casi enganchada a ésta, "Great Balls Of Fire", con la que finalizaba su concierto de presentación en Jazz San Javier, ante un auditorio literalmente rendido a Tony DeSare y su cuarteto. 


Ed Decker es el guitarra del cuarteto.

Los incesantes aplauso y silbidos provocaron a los cuatro músicos que, sin abandonar el escenario del auditorio Parque Almansa, DeSare afirmó: "Es mi primera visita a España. Me gusta mucho este país y sus gentes. Muchas gracias". Ovación cerrada del público, antes de que comenzaran a sonar las notas de uno de los grandes éxitos del grupo californiano The Doobie Brothers titulado "Just In Time" y un segundo tema, "It's All Right With Me", de Cole Porter, provocando que el auditorio, puesto en pié, premiara al cuarteto con un aplauso unánime rindiendo su homenaje y reconocimiento a este, todavía joven pero muy experto, pianista y cantante neoyorkino. 


Steve Doyle, al contrabajo, colocaba los acentos.
A tenor de los muchos aficionados que, posteriormente, se acercaron a comprar sus discos y lograr su firma, se puede asegurar que Desare ha dejado huella y un recuerdo imborrable de este su primer paso por Jazz San Javier.

Y Mike Klopp matizaba el ritmo desde su batería.
 La segunda parte de esta jornada del sábado 4 de julio, se tornó flamenca y cubana. Era el proyecto titulado “FlamenCuba” que como su propio nombre indica fusiona ambas músicas hasta hacerla una fusión compacta y festiva, en muchos momentos de este concierto que tuvo dos partes bien diferenciadas. La primera fue un tanto más ortodoxa, con piezas que iban desde el flamenco hasta el son cubano. Sus artífices eran Antonio Serrano, en la armónica. El bajista cubano afincado en España, Alain Pérez y su compatriota, el pianista Javier Massó “Caramelo”. Josemi Carmona, a la guitarra; Kiki Cortinas, al cante; Juan Manuel Ruiz “Bandolero”, en la percusión, y el también cubano Kiki Ferrer, a la batería.

El cantaor Kiki Cortinas.
Todos ellos desarrollaron una hora de concierto, en el que se iban alternando piezas como “Tangroove”, de Josemi Carmona; “Caramelo de Cuba”, pieza a la que el recordado Enrique Morente puso letra e incorporó en uno de sus discos; de regreso con otra “Bulería” de Josemi Carmona, para dejar que la voz de Alain Pérez entonara su composición “El ciego sin bastón”. Temas todos ellos, a través de los que el aficionado iba descubriendo caminos encontrados en el flamenco y la música cubana. No están, ni mucho menos, alejados; todo lo contrario. Ambos estilos poseen muchas cosas en común, como demostraron estos siete músicos españoles-cubanos y otros muchos que les han precedido.

Javier Massó Caramelo, al piano.
Josemi Carmona, ex Ketama y magnífico guitarrista y compositor.
Y fue, entonces, cuando apareció la “magia” que cambió las tornas de una segunda parte más festiva y de abrazo definitivo entre el flamenco y  el son o la rumba cubana. “Caramelo” anunció a Antonio Carmona, el ex cantante del grupo español Ketama, hermano de Josemi y uno de nuestros mayores valores actuales en el mercado internacional. La incorporación de su voz y presencia terminó por colocar el auditorio del Parque Almansa boca abajo. Aquello se convirtió, de repente, en una fiesta por todo lo alto en la que nadie estaba impasible, ni quieto ni estático. Antonio Carmona aportó ese punto de ebullición que necesitaba el público, para que éste explotara como una olla a presión. ¡Qué alegría, señores! Sonó “Para que tú no llores”, con un Antonio Carmona cautivador, dejando sonar los primeros coros del público. Luego continuó con “Venenoso”, para que la fiesta fuera tomando más color y calor, con unos músicos que se salían.

Antonio Carmona puso la magia.
El momento más álgido fue cuando los hermanos Carmona iniciaron las primeras notas de “No estamos locos”. El público, puesto en pié, coreaba sin cesar el estribillo de ese exitazo de los recordados Ketama. Era su himno, su seña de identidad. Con él se despidieron. Pero ese público, ese auditorio, no estaba dispuesto a marcharse sin que antes, se produjera un bis. Y no se hicieron de esperar. Alain Pérez apareció llamando a su gente, para atacar “Chan chan”, del también recordado Compay Segundo, y continuar con un popurrí de temas cubanos y flamencos que acabó con el estribillo de “FlamenCuba”. Una eclosión de felicidad, fiesta y música.

Juan Manuel Ruiz "Bandolero", en las percusiones.
Kiki Ferrer, otro de los músicos cubanos, a la batería.
En suma, una segunda jornada de contrastes musicales bien definidos en la que el neoyorkino Tony Desare y su cuarteto cautivaron, en su primera visita a España y a Jazz San Javier, a un público entregado. Después, los flamencos y cubanos de “FlamenCuba” supieron armar una fiesta por todo lo alto que puso al auditorio del Parque Almansa boca abajo. Felicidad en las caras de los aficionados mientras abandonaban sus butacas. La tercera jornada de esta edición 2015 ha sido preparada como otro premio del festival a esos aficionados que han ido acercándose a este auditorio año tras año. La gira mundial de Jackson Browne llega, el lunes 6, hasta este escenario. Se presume un concierto para apasionados del cantautor norteamericano, que puede congregar a dos generaciones. 

Todas las fotografías son obra de GOIO VILLANUEVA

Tres pilares de FlamenCuba. Alain Pérez, Antonio Serrano y Antonio Carmona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario